Páginas vistas en total

jueves, 12 de julio de 2012

NORMA GIANICO


Mini BIO: 
"Ensayista de lo vivo nací en Merlo provincia de Buenos Aires el 7 de octubre de 1954 desde muy chica tuve deseos de expresarme a través de la poesía pero esquivaba no sé porque razón este deseo hasta que hace unos años atrás me decidí y aquí estoy, intentándolo. Nada es casual habría llegado el momento tal vez. Me acerqué al taller de Eduardo Espósito en la casa de la cultura de Moreno y empecé con esfuerzo y con la pasión de Eduardo este oficio de poeta".




Creo que la poesía nos dignifica nos hace eternos en el instante en que la creación fluye como una imperiosa necesidad. En ella vuelco todos los resortes de mis células más íntimas y por este medio comparto algunos de mis poemas.
-----------------------------------------------------------------
MI PULPO INTERIOR


Tengo un pulpo en mi lámpara
sus tentáculos disfrazan mis horas de dedos vacíos
sin encontrar la luz del mar que se acurruca
en mis arenas solitarias.
Desde que los astros decidieron
cortar el hilo del botón
ya no quedan ojales
para recorrer el camino
y aunque apresure el paso
los adoquines caen en mis manos
como brotes débiles.
Será que no hay final para este huida
o es cobardía esta odisea de silencios
¿Quién podría esconderme en sus bolsillos
y salir ileso de mi mordida?
Mis dientes cansados ya de masticar horizontes
no distinguen manjares de panes humildes
de quesos del tiempo en la vitrina.
Que caótico esta mesa servida de sillas sin patas
o esta porción demasiado grande para mi boca.
La angustia ha dejado el paraguas
en este salón cromático
ahora la lluvia no resiste más muros de sueños.
Por eso acarreo este pulpo en mi lámpara
tal vez sus tentáculos envuelvan mis huesos despintados
para que el destino no toque la puerta equivocada
y mi brújula quiera rastrear el cielo
para no perderse en el laberinto de la piel.


------------------------------------------------------------------
LA CARTA


Parpadea mi alma
la pobreza de una noche perenne
simple maniobra de la costumbre.
El placer brinca mi estrella más cercana,
mi diluvio se esconde del cascabel
que se arrima a mi carcasa
sin pagar peaje.
Y ya no alcanzan las muelas de mi celda
Y ya no alcanzan las manos
para derramar el cielo en tu cadera
aunque el amanecer me arrastre
con su telaraña sensual
restaré del mazo la carta
que olvidó dejar el destino.


-------------------------------------------------


SENSUALIDAD CAUTIVA


Ondulan tus poleas
la espesura de la madrugada
garfios insaciables que flotan
en el púlpito de mi diluvio
como muelle donde atracan las lágrimas de la siesta.
Tejo el perdón sobre la quemadura del pasado
mientras tu escape prestado a la luna
gira la hélice de la indiferencia.
Cuando mis esporas nacen al olvido
el planeta tiembla en tus nalgas
y mi palma carnívora se purifica
contemplando tu fosforescencia amatoria.
Aúlla cada pliegue de mi cuerpo
sin la atadura de mis pasos
aunque el laberinto hacia tu cielo que hurté al destino
sólo pareciera ser un paraguas cerrado
en la tormenta de mis días.


------------------------------------------------------------------------


ENDEMONIADOS


Estamos endemoniados por la serpentina del olvido
con un trueno en los bolsillos y una mirada de espinas
que sujeta escalofríos al azar.
Estamos poseídos por un guía que
no conoce el trayecto del silencio.
En la vejiga del amanecer
con la asfixia de un amante peregrino
acarreamos la prisa de una parturienta
sin una barcaza atada a sus velas.
Como una marioneta descalza
cruzamos el charco de luces salitres
hacia nuestra fortaleza de enjambres más arraigada.


--------------------------------------------------------------------------
INEVITABLE


Se sentaron los pétalos en su ausencia
y el menú resulto ser una infinitud desalojada
por amazonas que gritaron en su pecho la vergüenza.
Arista de un destino
envejecida de tanto limitar la verdad.
Con un ancho de espadas empapa el alba
sin saborear su tronco de cera.
Frente a su fragilidad
la palmera de su vida acuesta
un quejido en la costumbre
inevitablemente mordida por una sentencia mortal.


---------------------------------------------------------------------------
SUMERGIDA


Sumergida voy tejiendo esquinas
en mi huerto vacío y
ya no importan las guirnaldas de fuego
arrumbadas de cenizas
ni siquiera en esas noches de estío
cuando deambulan silencios danzantes.
Una luna de liturgia hereje
apaga su antorcha y en ese entorno de oscuridad
me pregunto todavía
si el amanecer llegara solo
o tomado de mi mano.

4 comentarios:

  1. Lindos poemas... metáforas acertadas...nada empalagoso. Interesante voz de mujer.

    ResponderEliminar
  2. Precioso versos, un placer leerte. Gracias, Norma!
    Un abrazo.
    Jeniffer Moore

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el acierto con que la metáfora hinca el diente en tus versos, Norma.

    ResponderEliminar